Especialistas en niños y adolescentes

En nuestro centro contamos con un equipo formado por varias psicólogas infantiles, colegiadas y acreditadas, que desde hace más de diez años vienen trabajando con niños y adolescentes, con distintas problemáticas y síntomas, atendiendo casos derivados de varios centros del municipio de Pozuelo de Alarcón, impartiendo Escuelas de Padres en colegios del municipio y desarrollando terapias de grupo con Niños y Adolescentes.
Paralelamente colaboramos con el Máster de Terapia Familiar de la Universidad Complutense, impartiendo el Módulo de Infancia y Adolescencia, así como en el Máster de Psicología InfantoJuvenil como tutores de prácticas de la Asociación Española de Psicología Clínica. Asimismo tenemos varias publicaciones relacionadas con la Infancia, Terapia e Intervención Familiar.
Especialidades:

  • Connector.Connector.

    Evaluación, Diagnóstico y Tratamiento

  • Connector.Connector.

    Problemas afectivo-emocionales

  • Connector.Connector.

    Niños/as con Discapacidad

  • Connector.Connector.

    Problemas de conducta

  • Connector.Connector.

    Problemas de comunicación, lenguaje y aprendizaje

  • Connector.Connector.

    Problemas de alimentación y/o de sueño

  • Connector.Connector.

    Fracaso escolar

  • Connector.Connector.

    TDA/H (déficit atención/hiperactividad)

  • Connector.Connector.

    Enuresis/encopresis

  • Connector.Connector.

    Miedos infantiles/ Celos / Tics

  • Connector.Connector.

    Maltrato /Abuso

  • Connector.Connector.

    Adicciones /trastornos control de impulsos

  • Connector.Connector.

    Adopciones

  • Connector.Connector.

    Orientación profesional/laboral

Al trabajar con niños, trabajamos a su vez con sus padres, y por lo tanto, con sus emociones, creencias, mitos, legados familiares, esquemas vitales… Por ello, el trabajo paralelo y conjunto con el sistema familiar es fundamental, de tal manera, que los cambios que vayan sucediendo debemos procurar que encajen y sean respetados en el sistema al que pertenece. El niño debe tener una sensación de pertenencia, para así sentirse seguro en la familia y, con ello, en la vida. Por ello es fundamental el respeto al niño y a su familia.

Desde la Terapia Familiar con Niños y Adolescentes, en muchos casos podemos encontrarnos con la necesidad de hacer terapia de pareja, con hermanos o individual con uno de los progenitores. Durante los últimos años nos venimos encontrando con casos donde trabajamos con otros miembros del sistema, como pueden ser, la cuidadora, la pareja del padre/madre que convive con el menor o los abuelos.

Igualmente, hay otros sistemas que afectan a nuestros niños y que también debemos tener en cuenta:

  • El sistema escolar.
  • Sistema sanitario.
  • Los Servicios Sociales.
  • La familia extensa.
  • La comunidad de vecinos.
  • El sistema político.

Al encontrarnos en tiempos inestables a nivel económico es inevitable que ésta afecte en la disciplina de la terapia familiar. Esta situación se está viendo afectada tanto en el ámbito privado como en el público, a través de los recortes de presupuestos en el área de los servicios públicos. Por lo que nuestra profesión se está viendo gravemente dañada como consecuencia de estos acontecimientos socio-económicos.

Los niños, desde su riqueza interior, suelen utilizar diferentes canales para comunicarse, por lo que es importante no hacer uso exclusivo de canales verbales en la interacción con ellos. Los dibujos, juegos, el uso de la imaginación y de la fantasía pueden ser útiles para permitir a los niños comunicar sus ideas, emociones o pensamientos.

Como cualquier terapia centrada en los aspectos relacionales, la Terapia Familiar Sistémica no sigue una metodología rígida y predeterminada de tratamiento, ni un patrón único de intervención, ya que se trata de una orientación abierta a introducir cambios, flexible en su desarrollo, respetando en todo momento los aspectos éticos y deontológicos de la práctica clínica.

Como profesionales es fundamental tener en cuenta las características y ciclo evolutivo del niño y/o adolescente, evitando exponer al menor a riesgos o situaciones que pudieran ser perjudiciales para éste. Por ello, es fundamental ofrecer al niño un espacio de seguridad, respeto y confianza, entendiendo que nuestra labor como terapeutas requiere, no sólo de una base teórico-práctica, sino de implicación ética a lo largo de todo el proceso terapéutico, de afecto y de un espíritu de entusiasmo e ilusión.

Nuestros profesionales

         Mercedes Bermejo

             Mónica Gonzalo

               Blanca Santos

               Jaime Picatoste

           Patricia Beltrán

             Cristina Zárate

             Cristina Botella

                Carola Ángel